FC2ブログ

La crisis de los 20.

“Most annoying part of your 20's: Feeling like you're not where you should be, while everyone else SEEMS like they are.”

11849198_913467742059456_1875619164_n.jpg




Alguna vez han escuchado o leído acerca de la crisis de los 40? Esa edad donde ya definitivamente se inicia la etapa de la vejez, y el ser joven quedo en el pasado. Seguro que sí, es algo muy común hablar de ese tema y hay muchos artículos o libros al respecto. De lo que todavía no veo hablar es sobre la crisis de los 20. Si, leíste bien, 20.

Muchos dicen que la etapa de los 20 es la mejor para una persona, la etapa donde la juventud florece en su máximo esplendor, es la etapa ideal para redescubrirse, forjar el carácter y los ideales para el presente y el futuro. Es cuando se disfruta más, según dicen. Es la etapa en donde ya se deja por completo la adolescencia y se adentra a un nuevo mundo: el mundo de los adultos.
Pero también, es una etapa en donde se piensa y cuestiona absolutamente todo, se está ocupado con muchas cosas, en donde la preocupación principal es sobre el futuro tanto profesional, laboral o personal. Una etapa en donde se deja de ser un niño por completo y se asumen como adultos, jóvenes adultos.
Cuando uno cumple 20 y luego cumple 22, 23, 24… uno entra en crisis, esa crisis que nadie parece darle importancia o nadie quiere hablar.

Cuando yo cumplí 20 en el 2015, empecé a mirar todo de otra manera. Cuando termine la secundaria teniendo 18 desconocía mucho este mundo del joven adulto, era una ignorante de absolutamente todo porque nunca hubo nadie a mi lado que me diga: no será fácil, no es una edad tan linda como la pintan, no es toda fiesta y diversión. A los 19 fue cuando tuve una especie de pre-crisis, deje la carrera para tomarme el año sabático, al mismo tiempo que trabajaba como loca y sin parar. Como mencione antes, a los 20 fue donde empecé a mirar todo de otra manera, donde todo cambio y es ahí donde yo lo llamo “la crisis del despechado joven adulto.”

Al tener 20, uno ya no es más adolescente, ya no hay ninguna excusa al respecto para tus fallos: si fallas eres incompetente y un fracasado. Siendo adulto ya no solo todos te van a tratar como uno, si no que tú mismo te empiezas a tratar igual cuando la realidad es que a partir de los 20 se empieza a formar la adultez pero siendo aún tan jóvenes no se considera ser un “adulto por completo.” ¿Por qué las comillas? Si se preguntan, es porque realmente a partir de los 20 uno no es un adulto un 100%, lo considero como una etapa en donde uno aprende a ser un adulto, tomar las responsabilidades como tal para adentrarse a ese mundo de trabajo y dependencia de uno mismo. Pero la realidad social es otra, si tienes 20 y pico, no eres un “casi adulto”, eres un adulto hecho y derecho, no importa que hasta hace dos o tres años eras considerado un adolescente ignorante de todo. Uno sabe que ser adolescente es muy complicado, es una etapa muy pero muy difícil en la vida de cualquier persona, porque en esa etapa se está haciendo algo similar que pasa en los 20: la presión social, al dejar una identidad para adquirir otra de manera sistemática. Al ser adolescente debes dejar tu identidad de niño, debes dejar esos berrinches, ya tienes otra mirada de los adultos, sea padres o profesores, y tu enfoque es en el grupo de amigos y/o compañeros. El adolescente se refugia en la agrupación para no demostrar la inseguridad, una especie de duelo de la infancia, con todos los difíciles cambios corporales que conlleva. Pero el veinteañero, ¿en que se refugia?

El que tiene 20 y tanto, tiene la presión social encima de los hombros. Un joven adulto ideal de la sociedad es aquel que tiene un título universitario en mano a los 21-22, aquel que ya no depende de sus padres para nada, que tiene su trabajo, que está haciendo su casa, aquel que tiene su auto, o está comprometido-casado, formando una familia o que está cumpliendo todas las metas pendientes en su vida.

Pero no siempre es así, y es ahí cuando surge esa crisis que creo que la mayoría debemos tener alguna vez teniendo 20-29: No todos vamos al mismo ritmo, no todos logramos tener un título universitario en mano a los 21-22, algunos ni siquiera saben todavía que profesión realizar o no están seguro o conformes con la carrera actual. Otros les queda trabajar aunque quieren estudiar, también están aquellos que la presión es tanta que se sienten muy perdidos. La presión por ser adulto un 100%, estudiar y trabajar, ser ciudadano independiente y vivir lo mismo que todos los adultos hacen.

La presión de ser adultos tan rápidamente es tanta que nos olvidamos de disfrutar una etapa en la cual es la ideal para ser jóvenes, porque eso es lo que somos. Aún a esa edad, la juventud parece opacarse con tantas responsabilidades que debemos tomar: el estudiante terminar la carrera lo más antes posible, el trabajador no malgastar su dinero para nada porque la ocupación monetaria ideal es la de mudarse de casa de los papás para tener una propia y pagar sus cuentas como cualquier otro adulto.
Muchos que están en sus 20s, aún están inseguros de muchas cosas, están intentando organizar sus ideas, queriendo descubrir su propia identidad (que va más allá de esa identidad que un adolescente empieza a buscar), y el futuro es el tema principal en nuestra mente.

Todo esto es a base personal y porque también lo he hablado con demás personas que tienen 20 y tanto. Hace poco cumpliré 22 y siento que todos están señalándome con el dedo: ¿Por qué aún vives con tus padres?, ¿Por qué no tienes un título universitario?, ¿Por qué siendo ADULTO aún no estás en pareja, formando una familia, teniendo tú propia casa y trabajo fijo?
Es sumamente difícil tratar este tema para las personas que no son de mi generación, porque sé que muchas generaciones atrás lograron hacer este ideal de joven adulto que hoy en día tanto cuesta lograr. Tu madre logro hacerlo, tu abuelo también, tus tíos, etc., etc. Si ellos pudieron, ¿Por qué tu no? Esa comparación horrible que nunca me gusta hacer, pero que la hago de todas formas. E incluso para aquellos veinteañeros que logran el cometido del ideal, aquellos que son llamados los “triunfadores” porque siendo tan jóvenes ya asumen el rol de la adultez sin tantas vuelvas como yo y otros más. La comparación también es inevitable pero al mismo tiempo desgasta la felicidad y nos hace sentir aún más fracasados de lo normal, sumándonos en una depresión sin salida.
Las personas que sienten lo mismo que yo son aquellas que están muy perdidos en la vida, que no saben que le deparara el futuro o incluso sienten mucho miedo de ese tan nombrado futuro. Uno no sabe si va a morir de repente, y al tener la cabeza tan ocupada sobre el logro del cometido de ser independiente monetariamente y asumir el rol del trabajador, y de por sí, ciudadano que paga todas sus deudas, se llega a olvidar algo que debe ser un must en esta etapa: disfrutar la juventud.
Personalmente no siento que estoy disfrutando para nada la juventud, y los años se van rápido. Años que indudablemente no volverán.

El humano y la muerte son inseparables y muchas veces me pregunto…si muero mañana, ¿Qué he hecho hasta ahora?
La respuesta: nada. Solo preocuparme, atarme a mi inseguridad y dejar todo lo que me haría feliz “para después.” Nada de lo que realmente quiero hacer lo he hecho, y tampoco me tomo el tiempo para ello porque estoy pendiente en realizar lo que se supone un veinteañero debe hacer.

No disfrutar la vida, y la juventud en sí, es algo que me carcome la conciencia muchas veces pero la verdad es que la presión es tanta que no puedo ignorarla.

Muchas veces me gustaría gritarles a todo el mundo que sean más comprensivos, que todos tenemos nuestro propio ritmo en la vida, que no nos apresuren a crecer tan rápido, que nos dejen disfrutar más y preocuparnos menos, que sí, debemos asumir la responsabilidad de ser adultos pero que aún somos jóvenes y estamos para aprender, incluso de los errores, que tenemos tantos y más problemas que un adulto y que no nos dejan tomarnos nuestro tiempo para descubrir que queremos ser o realizar.
La vida es corta, es una sola y no se vuelve a repetir. La juventud pasa y los años dejan huellas de la vejez.

スポンサーサイト
[PR]

Comment

Post Comment

非公開コメント

Latest posts